SANTIAGO BERNABÉU Y LA SOCIEDAD UNIÓN MUSICAL DE ALMANSA

 

  

Por Miguel-Juan Pereda Hernández

 

 

A lo largo de la década de los cincuenta del pasado siglo, resultaba habitual que la Sociedad Unión Musical de Almansa concediese nombramientos honoríficos a personajes relevantes de los ámbitos local, provincial o nacional. 

Siguiendo dicha línea, el 12 de junio de 1954 la Directiva acordaba por unanimidad nombrar Presidente de Honor de la Sociedad al almanseño Santiago Bernabéu, presidente del Real Madrid C. F., así como ofrecer la participación desinteresada de la Banda en un homenaje nacional que proponía celebrar en su honor.

"1º. Vistos los merecimientos concurrentes en nuestro querido paisano Don Santiago Bernabéu de Yeste, que con el levantamiento del monumental Estadio de Chamartín ha creado para España el mejor campo deportivo de Europa y uno de los principales del mundo, contribuyendo así a mantener la gloriosa tradición de nuestra ciudad en su aportación histórica a la grandeza de la Patria, esta Sociedad, genuina depositaria y propulsora del elevado sentido artístico y cultural de nuestra Patria Chica, le nombra por unanimidad Presidente de Honor, como justo homenaje de reconocimiento a su altruismo, tesón y patriotismo en la consecución de tan magna obra que, al enorgullecer a España, enaltece a Almansa.

 

2º. Ofrecer a Don Santiago Bernabéu de Yeste, para el homenaje nacional que por su destacadísima labor merece, el concurso desinteresado de nuestra Agrupación Musical, para que sean sus queridos paisanos quienes, con justo orgullo, interpreten en su honor las notas de nuestro Glorioso Himno Nacional, como embajadores extraordinarios de su Patria Chica".

    Las semanas siguientes fueron de una frenética actividad. El 16 de julio de 1954 se aprobaba el texto que se leería en el acto, y se cursaba invitación a las autoridades locales: Ayuntamiento, Jefatura Local de Falange, cura, jueces de instrucción y comarcal, capitán de la Guardia Civil... La entrega tuvo lugar el 25 de julio (día de su onomástica) en el transcurso de un Vino de Honor al que asistieron 84 invitados. El pergamino del nombramiento fue redactado y caligrafiado por Rafael Quílez Mollá. Cinco días más tarde se recibía una carta del Club, firmada por su vicepresidente, en la que se agradecía las atenciones dispensadas a los directivos desplazados desde Madrid.

 En enero de 1955, al tener conocimiento de que se había acordado imponer el nombre de Santiago Bernabéu al, hasta entonces, Estadio de Chamartín, la Junta consideró oportuno enviar una carta en testimonio de adhesión, reiterando a la directiva blanca la propuesta de ofrecer a su presidente un homenaje nacional:

“Enterados por la prensa de la distinción que el Real Madrid Club de Fútbol ha concedido al Sr. Bernabéu, al haber tomado el acuerdo de denominar Estadio Santiago Bernabéu a su maravilloso recinto deportivo, enviar atenta carta a la Directiva de ese Real Club testimoniándoles nuestra adhesión por tan justo homenaje y sugerirles la idea de hacérselo Nacional, ya que nuestro buen amigo, paisano y Presidente de Honor de esta Sociedad, Don Santiago Bernabéu de Yeste, reúne los méritos suficientes para ello...”.

 

 

 

En octubre de 1961, en vista de que el Ayuntamiento almanseño pensaba imponer al dirigente madridista la medalla de oro de la ciudad, y dado que el homenajeado ostentaba el título de presidente de honor de la Unión Musical, se acordó "...contribuir a dicho homenaje con la cantidad de 500 pesetas para ayudar a sufragar los gastos de dicha medalla, costeada por toda la afición y público en general...". La condecoración le sería impuesta el 8 de diciembre de 1961, y parece ser que Bernabéu acabó cediéndosela a la Virgen de Belén.  

Pese al ofrecimiento, no se llegaría a pisar el césped del Bernabéu. Casi medio siglo después, la Banda Unión Musical fue invitada por el Valencia C. F. a amenizar los prolegómenos y el descanso del partido de fútbol celebrado, el 28 de enero de 2001, entre el club valenciano y, precisamente, el Real Madrid. Se trataba de la primera vez que desfilaba en el estadio de Mestalla una agrupación musical no valenciana. Antes de comenzar el encuentro, los músicos almanseños interpretaron "Himno del Valencia C. F." y "Amunt València"; así como dos pasodobles durante el descanso, "El Tío Ramón" y "Quelo".

 

BIBLIOGRAFÍA:

PEREDA HERNÁNDEZ, M. J. La Sociedad Unión Musical de Almansa. “Música y músicos almanseños”. Jornadas de Estudios Locales Nº 4; Almansa, noviembre, 2003. Edit. Ayuntamiento de Almansa/Torre Grande.

 

 

Volver a Historia de Almansa