4. MOVIMIENTO DE TROPAS ENTRE MARZO Y ABRIL DE 1707

 

La presencia de los ejércitos borbónicos acuartelados en Murcia y La Mancha auguraba un enfrentamiento decisivo. En marzo de 1707, el mariscal Berwick instaló su cuartel general en Jumilla. Reorganizadas las tropas aliadas en la Hoya de Castalla, el 5 de abril partían para Mogente, para acampar un día después junto a Fuente la Higuera. Al tener conocimiento del elevado número de enemigos, Berwick se retiró con sus tropas hasta Chinchilla, donde se dispuso a esperar la llegada de refuerzos, que al mando del duque de Orleans ya habían salido de la Corte.

Las fuerzas del pretendiente austriaco a las órdenes del Marqués de las Minas, decidieron flanquear Almansa por el sur, dirigiéndose por Caudete hasta Yecla, donde entraron el 13 de abril, para continuar su avance por Montealegre (16 de abril) y Pétrola (17 de abril).

Berwick dispuso sus tropas en orden de batalla, en vista de lo cual, el ejército aliado volvió sobre sus pasos y se instaló en Villena, circunstancia esta última que aprovecharon los franco-españoles para avanzar a su vez por Montealegre, llegando a los campos de Villena el día 20 abril. Ante la dificultad que ofrecía aquel terreno para el despliegue de la caballería, Berwick optó por retroceder hasta Almansa, donde el día 21 sus tropas recibieron el oportuno aprovisionamiento.

El 23 de abril salió el mariscal de esta villa con su estado mayor y una escolta de caballería, con el fin de observar las posiciones del enemigo, hallándolo acampado en terreno tan poco favorable, que ninguno de sus generales vio posibilidad de triunfo en caso de atacarles en aquel lugar.

El 24, las fuerzas aliadas marcharon sobre Caudete: querían aprovechar su superioridad numérica sin dar tiempo a que el ejército que encabezaba el duque de Orleans pudiera unirse a las tropas de Berwick.

 

 

 

VOLVER A LA BATALLA DE ALMANSA

 

 

VOLVER HISTORIA DE ALMANSA