¿HAN APARECIDO LOS CIMIENTOS DE LA "CÁMARA E TORRE" DE LA SEDE MEDIEVAL DEL AYUNTAMIENTO ALMANSEÑO?

 

 

Por Miguel-Juan PEREDA HERNÁNDEZ

 

 

Iniciadas las obras de ampliación del Ayuntamiento de Almansa, y llevadas a cabo las primeras excavaciones, han aparecido restos de antiguas edificaciones cuyo estudio arqueológico merecería la pena realizar con detenimiento, máxime cuando todo parece indicar que podrían tratarse de los muros y cimientos de lo que antaño fuera la sede medieval del concejo, es decir, la "cámara e torre" en que tenían lugar las reuniones de los antiguos munícipes locales. Algunos datos puntuales parecen venir a confirmar dicha posibilidad.

 

 

Si bien las primeras reuniones documentadas del concejo almanseño (1312) solían tener lugar en las dependencias de la vieja iglesia de Santa María (situada en la falda sureste del castillo y hoy desaparecida), en el siglo XV era ya costumbre hacerlas en la denominada "Cámara e Torre de la Villa". Muchos podrían ser los documentos aportados para demostrarlo, aunque traeremos a colación únicamente dos de ellos.

a) La carta de procuración otorgada por el concejo almanseño a su representante en el acto de delimitación de términos entre Almansa y Ayora, celebrado en el paraje de Jorqueruela en septiembre de 1434:

"Sepan quantos esta carta vieren como nos el conçejo, ofiçiales e omes buenos de la villa de Almansa, Martín Ximénez, alcalde, e Françisco Ximénez de Pina, procurador síndico de este conçejo, e Juan Busquete, alguaçil, e Jayme Ortín, e Juan Yuañez, e Bernad Ortín, y Pasqual Martín, rregidores, e Juan Llorente, e Matteo Ferrero, jurados; todos ofiçiales de la dicha villa, e Juan Ferrer Mayor, e Juan Alonso de Paterna, e Andrés López, e Saluador Bonete, e Antón Serrano, e Pedro Nauarro, e Juan Mateo, e Mateo de Ochoua, e Láçaro de Ochoua, e Juan del Aluerca, e Juan Sánchez, e Gonçalo Sánchez de Gorraes, e Rramón Llorente, e Martín de Canpos, fijo de Pasqual de Canpos, todos veçinos de la dicha villa, e con ellos toda la mayor parte del dicho conçejo, veçinos desta dicha villa, estando en la torre e cámara de la dicha villa..."

b) El acta de elección de oficios de concejo correspondiente al 29 de septiembre de 1457:

"En la cámara e torre de la Villa de Almansa, jueues día del Señor San Myguel, XXIX días del mes de septienbre, año del Nasçimyento de Nuestro Señor JhsuXpo de myll e quatroçyentos e çinquenta e syete años; este día, estando en la dicha cámara los honrrados Láçaro de Ochoa e Juan Martínez de Fuenrruuia, alcaldes ordynarios, e Martín Ximénez, alguaçil, e Ferrand Pérez, e Blasco Bonete, e Sancho Bonete, e Pero Navarro el Moço, rregidores; e Saluador de Jaca, e Juan Bonete, jurados; todos ofiçiales de la dicha villa, segund que es de vso e de costunbre de cada vn año proponer e sacar ofiçyales, todos con todos e abenydos nonbraron e sacaron por ofiçyales en la dicha Villa, fasta el día de San Myguel de septienbre primero que verná del año de LVIII años, los syguyentes; primeramente...".

 

 

Respecto al lugar donde pudo estar emplazada dicha cámara y torre, disponemos de la información aportada por un pleito dirimido ante la Real Audiencia y Chancillería de Granada con objeto de modificar el emplazamiento de la mancebía o casa de mala nota de la localidad. En dicho documento consta que, en 1553, en el entorno de la entonces denominada Plaza Pública —hoy de Santa María—, se hallaban enclavados los edificios más significativos de la villa, como eran la Iglesia Mayor (Santa María de la Asunción), la Casa Ayuntamiento, la Audiencia Pública (Juzgados), y la Cárcel, aunque también un mesón que hacía las veces de prostíbulo:

“...la mançebía estava en la plaza pública de la dicha villa de Almansa, junto a la yglesia mayor y a la audiençia pública, cassa de ayuntamiento y cárçel pública de la dicha villa de Almansa, de lo qual rredundavan muchos ynconbinyentes y desserviçios de Dios Nuestro Señor...”.

Disponemos asimismo de una información gráfica. En 1563 pasó por Almansa el pintor belga Antón van der Wyngaerde, que realizó un apunte a pluma de la villa. La vista está tomada desde el Este, el camino de Játiva. Si bien el dibujo es muy esquemático, en él podemos apreciar que ya estaba edificada la iglesia mayor, aunque no presentaba su aspecto actual. Pues bien, entre el templo y el castillo, en cuya falda todavía se levantaba la iglesia vieja gótica, podemos observar la existencia de un edificio de mayores proporciones y altura que las viviendas de su alrededor. Éste está emplazado, aproximadamente, en el mismo lugar donde hoy han aparecido los citados cimientos, y no puede ser la Casa Grande ya que comenzó a ser edificada hacia 1575, por lo que con toda probabilidad debe tratarse de la citada cámara y torre del Ayuntamiento medieval almanseño.

 

 

En caso de que las investigaciones arqueológicas viniesen a confirmar estos datos, el proyecto de ampliación de la actual sede municipal de Almansa debería incluir las obras necesarias para la preservación de tales restos y también, a ser posible, la instalación de una especie de suelo o habitáculo transparente que nos permita a vecinos y visitantes la contemplación pormenorizada y detallada de los mismos. Sería una buena manera de demostrar que los almanseños tenemos tanta o más historia que otros y que nuestro actual Consistorio se yergue sobre sus antiguos y sólidos cimientos medievales. A pocas ciudades habrá deparado el destino semejante oportunidad, sepamos, pues, aprovecharla.

 

 

VOLVER A HISTORIA DE ALMANSA