KIRIKIÑO VIVIÓ
 EN ALMANSA

 

 

 

 

Por Miguel Juan Pereda Hernández

 

 

 

 

 

El periodista y escritor vasco Ebaristo Bustintza Lasuen, más conocido por Kirikiño, nació el 26 de octubre de 1866 en la casa Etxañoa, de Mañaria (Vizcaya). Estudió las primeras letras en su pueblo natal y en Durango. En 1878 se trasladó con su familia a Almansa donde terminó el Bachillerato. En 1883 marchó a Madrid para estudiar la carrera de Ingeniero de Caminos que no terminó, aunque acabó obteniendo el título de Licenciado en Ciencias Físico-Matemáticas. Lograda la licenciatura, se trasladó de nuevo a Almansa y después a Sigüenza para impartir clases de matemáticas.

En 1899 regresó a Bilbao y empezó a colaborar con R. M. Azkue en la revista Euskaltzale. Allí publicó su primer trabajo, Zerutar bat. En 1902-1903 dirigió la revista Ibaizabal. Impartió clases de eusquera en una escuela de la Diputación de Vizcaya durante veinticuatro años. Entre 1913 y 1928 fue director de una sección del diario Euzkadi en el que publicaba diariamente sus artículos. Tras utilizar varios seudónimos, se decidió por el de Kirikiño.

Si bien Kirikiño destacó como profesor y escritor, debemos subrayar también su faceta de orador. Participó en fiestas y mítines en los que ensalzaba la euskaldunidad y el amor hacia el eusquera. Sus trabajos se publicaron en periódicos y revistas. Su labor fue fundamentalmente periodística. Normalmente son narraciones cortas, buena parte de ellas han sido recopiladas en libros, como por ejemplo:

Son varias las enciclopedias vascas, muchas de ellas escritas en eusquera, en las que podemos hallar datos biográficos de Kirikiño, y asociado a su nombre siempre encontraremos el de Almansa. Desconocemos el motivo por el que el joven Evaristo Bustinza se trasladó a nuestra ciudad, aunque todo parece apuntar a que en ella residían algunos de sus familiares, los Arteaga-Bustinza, que tenían casa en la calle Virgen de Belén número 13 (segunda de la izquierda en la siguiente fotografía de mayo de 1925).

En cuanto al hecho de que Kirikiño pudiese cursar sus estudios de Bachillerato en nuestra ciudad, no debe sorprender a nadie, ya que en aquella época existía en Almansa un Colegio de Segunda Enseñanza en el que los alumnos eran examinados por catedráticos del Instituto Provincial, que se trasladaban a ésta desde Albacete, según consta en la Voz de Almansa, periódico local publicado en 1885.

 

 

Artículos de los números 11 y 12 de La Voz de Almansa, Semanario Independiente, correspondientes a los domingos 14 y 21 de junio de 1885, en los que se hace constar la existencia de un Centro de Secundaria en la ciudad.

 

 

 

 

 

 

 

 

VOLVER A HISTORIA DE ALMANSA