NOTAS SOBRE LA ADSCRIPCIÓN DE ALMANSA A LAS DIVERSAS DIVISIONES ADMINISTRATIVAS ESPAÑOLAS

 

 

 

Por Real Decreto de 30 de noviembre de 1833, obra del ministro de Fomento Javier de Burgos, España quedaba dividida en 49 provincias, una de ellas, la de Albacete. Cuando se cumplen 175 años de aquellos hechos, es un momento adecuado para reflexionar sobre la adscripción que ha venido teniendo Almansa en las sucesivas divisiones administrativas que se han ido dando en la Península Ibérica a lo largo de los siglos, y que han acabado por configurar nuestra particular idiosincrasia.

Almansa, diciembre de 2008.

Miguel-Juan Pereda Hernández

 

1.- EDAD ANTIGUA

En tiempo de los iberos, las tierras que hoy conforman el término almanseño estuvieron repartidas entre bastitanos y contestanos, mitades occidental y oriental respectivamente.

 

 

Tras la conquista romana, en época de César pertenecieron a la Hispania Citerior, para pasar a la Tarraconensis en tiempo de Augusto y a la Carthaginensis en el de Diocleciano.

 

 

 

2.- LA ALMANSA MUSULMANA

En los años del Emirato, los límites del actual término almanseño quedaron diluidos entre la Marca Media y la Cora de Tudmir. Durante el Califato, el territorio perteneció a la circunscripción de Kunka, para después bascular —a lo largo de los sucesivos períodos de taifas— entre los reinos de Denia, Valencia y Murcia.

 

 

 

3.- CONQUISTA CRISTIANA E INCORPORACIÓN AL SEÑORÍO DE VILLENA

Hacia 1242, los ejércitos castellanos avanzaron para conquistar Chinchilla y también Almansa. Una vez ocupado por los cristianos en su totalidad el reino de Murcia, Almansa pasaría a formar parte del mismo. En 1276, Alfonso X el Sabio cedía el término almanseño a su hermano el infante don Manuel, adelantado de Murcia y poseedor de un importante señorío que incluía las tierras de Elche, Elda, Sax y Villena. A la muerte de don Manuel, en 1284, Almansa pasó a poder de su hijo don Juan Manuel, que ampliaría considerablemente el señorío heredado de su padre, llegando a ostentar los títulos de Príncipe, Señor y Duque de Villena.

 

4.- DEL MARQUESADO DE VILLENA AL CORREGIMIENTO DE CHINCHILLA

En 1360, Pedro I el Cruel anexionó el señorío de Villena a la Corona de Castilla. Seis años más tarde, en el transcurso de la guerra desatada entre dicho monarca y su hermano don Enrique de Trastámara (casado con doña Juana Manuel, hija menor de don Juan Manuel), don Enrique cedió el señorío de Villena  a don Alfonso de Aragón, al que distinguió con el título de marqués; donación que se haría efectiva en agosto de 1372, cuando don Enrique ya era rey. El 30 de septiembre de aquel año, don Alfonso de Aragón, primer marqués de Villena, confirmaba los privilegios de Almansa.

 

SEÑORÍO DE VILLENA EN TIEMPO DEL INFANTE DON MANUEL

MARQUESADO DE VILLENA EN TIEMPO DE DON ALFONSO DE ARAGÓN

 

En diciembre de 1474, proclamada reina de Castilla la infanta doña Isabel, el marqués de Villena don Diego López Pacheco se declaró partidario de doña Juana La Beltraneja; no obstante, viendo que su situación era insostenible, López Pacheco acabó reconociendo como legítimos soberanos a los Reyes Católicos. En octubre de 1476, la reina Isabel confirmó los derechos del marqués de Villena sobre algunas de sus posesiones. Almansa quedó incorporada provisionalmente a la Corona hasta que, en 1480, los monarcas y el marqués pactaron su adhesión definitiva. No obstante, en 1508 don Diego López Pacheco todavía conseguiría de Fernando la promesa de restituirle Almansa y Villena; aunque, finalmente, en 1509 el rey Católico cambiaría de opinión y le obligaría a aceptar en compensación las villas de Tolox y Monda.

A partir de entonces, y formando parte de la Corona de Castilla, el territorio del Marquesado de Villena constituiría una administración única dirigida por un gobernador nombrado por los reyes que hacía las veces de corregidor. Estaba dividido en dos partidos:

En 1586, el Marquesado de Villena desapareció definitivamente al quedar dividido en dos corregimientos, los de Chinchilla y San Clemente, comprendiendo cada uno de ellos las poblaciones anteriormente citadas.

 

5.- ALMANSA EN EL REINO DE MURCIA, PARTIDO DE VILLENA

En los textos geográficos que vieron la luz a lo largo del siglo XVIII, no existía unanimidad a la hora de determinar la dependencia administrativa de Almansa; unos hablaban de su pertenencia a Castilla La Nueva, otros la vinculaban a Murcia; algunos, incluso se hacían eco de las dificultades que existían a la hora de adscribir determinados territorios fronterizos, como el almanseño, a una u otra demarcación. Tampoco los mapas de la época arrojan mucha luz al respecto; uno holandés, fechado en 1705, sitúa Almansa en Castilla La Nueva; no obstante, otro fechado en 1782, la incluye en la provincia de Murcia.

A partir de 1785, con la reorganización provincial llevada a cabo por Floridablanca, Almansa quedó adscrita a la provincia de Murcia, dentro del corregimiento de Villena, a cuya jurisdicción pertenecían Villena, Almansa, Alpera, Caudete, Montealegre del Castillo, Sax y Yecla.

 

 

MAPA DEL AÑO 1704

MAPA DEL AÑO 1782

 

 

 

 

6.- ALMANSA EN LA PREFECTURA DE ALICANTE

Con la invasión napoleónica se intentó llevar a cabo una división de España en prefecturas, siguiendo el modelo francés. Fue realizada en 1810 y, curiosamente, el Partido de Villena, incluido el término almanseño, quedó adscrito a la prefectura de Alicante. En sus límites occidentales, la Prefectura de Alicante incluía los términos de Alatoz, Carcelén, Bonete, Montealegre, Yecla, Quebrada y Orihuela.

 

 

 

7.- DE LA PROVINCIA DE CHINCHILLA A LA DE ALBACETE

Con la revolución liberal, en 1822 se pretendió realizar otro proyecto de ordenación territorial que fraccionaba España en 52 provincias, una de las cuales sería la de Chinchilla, en la que quedaba incluido el Partido de Villena, ciudad que no dudó en pedir su segregación y subsiguiente incorporación a la provincia de Alicante, con el fin de no verse de nuevo dependiendo a nivel administrativo de su rival histórica (Chinchilla).

 

 

Finalmente, por el Real Decreto de 30 de noviembre de 1833, obra del ministro de Fomento Javier de Burgos, España quedaba dividida en 49 provincias, una de las cuales era la de Albacete, de la que, por Real Orden de 9 de septiembre de 1836, era segregada Villena para ser incorporada a la provincia de Alicante, mientras que Yecla continuaba perteneciendo a la de Murcia.

 

 

 

 

8.- CONCLUSIONES

Corresponde, en este caso, a cada uno de los lectores extraer sus propias conclusiones; por nuestra parte, sólo nos limitaremos a destacar un hecho:

 

 

VOLVER A HISTORIA DE ALMANSA